14/5/13

Los ojos mentirosos y por qué enviar tu novela a amigos

Hoy voy a tratar un tema sobre la escritura de un libro. Da igual que sea novela, teatro, poesía... o incluso un cuento (¡o hasta esta noticia!).
Cuando una persona escribe, centra toda su atención en ver que todo fluye correctamente, que se transmita bien lo que quieres decir, que no se mezclen cosas que no deben, que las palabras se escriban correctamente... Pero es casi imposible estar pendiente de que la sintaxis de las oraciones sea totalmente correcta. Y no es porque seamos inútiles o no sepamos detectar errores, sino porque nuestro cerebro escribe como piensa que se debe escribir correctamente, y una vez que repasas, tú estás concienciado de que lo que has escrito está bien, llegando al punto de detectar simplemente los fallos más visibles. Es por ello que hay que revisar muy detenidamente cada párrafo. Para que seas capaz de ver ese error que inicialmente tu cerebro no detectaba con una simple lectura rápida.
Es a eso a lo que llamo el ojo mentiroso, porque te dice que todo está bien sin estarlo.


La solución más eficaz a esto no es revisarlo una y otra vez (podría funcionar, pero en la mayoría de los casos no es perfecta), sino enviarla a alguien. Porque ellos sí tienen ojos verdaderos que detectarán los errores incluso con una lectura rápida del texto. ¿Magia? No. Es el poder del cerebro. Porque ellos no han escrito lo que has mandado, y eso hace que lo vean con ojos distintos a los tuyos.
Y si no tienes a nadie que pueda leer tu escrito, no te preocupes. Tan solo espera un par de meses o los que necesites para olvidar casi todo sobre tu experiencia redactando tu libro. De esta forma tu cerebro se habrá "reseteado" y cuando empieces a leerlo, verás los errores con facilidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenido al sistema de comentarios de Campamento Web. Todos los comentarios serán respondidos lo más brevemente posible. Por favor, no incluyas publicidad de sitios web o productos ni palabras ofensivas. ¡Gracias por comentar!